Aviso Legal

Trucos infalibles para ahorrar en el supermercado

descúbrelo

No es un mito.
Ahorrar en la compra del supermercado… ¡Es posible!
Basta con conocer las estrategias de marketing de estos establecimientos, no dejarse llevar por los impulsos y seguir estos trucos:

No vayas con las manos vacías. Lleva siempre contigo la lista de la compra. Lo habrás oído en numerosas ocasiones, pero es que es cierto.
Saber lo que realmente necesitas te evitará caer en la compra compulsiva y además impedirá que se te olvide lo importante. Piensa en el menú que vas a hacer durante los próximos días y escribe la lista ciñéndote a ello.

¡El marketing es tu enemigo! ¿Te has dado cuenta de que el pan y la leche están bien escondidos? ¿Y lo atractivos que son los productos que están cerca de las cajas? No te dejes engañar. En el supermercado todo, absolutamente todo, está pensado para hacerte gastar más: la luz, el sonido, la ubicación de los productos, ¡hasta cómo giran las ruedas de los carritos! Tenlo en cuenta para no dejarte llevar por los productos que están más a mano y a la altura de los ojos. Fíjate en los que están abajo y arriba del todo en cada lineal, suelen ser los más baratos.

Ojo con la caducidad. Sobre todo en productos como yogures, pan de molde, etc. Suelen colocar delante los productos que caducan antes. ¡Coge los del fondo y revisa las fechas!

No entres con hambre. Parece una tontería, pero no lo es. Si entras con hambre estarás más predispuesto a realizar compras impulsivas de productos como patatas fritas, frutos secos, bollos, etc.

¡Saca el móvil! No te cortes: utiliza tu smartphone para comparar precios con otros supermercados. Sobre todo para el caso de los productos más caros.

No te cases con una sola marca. Quizá te encante unas determinada marca de galletas o de chocolate, pero te animamos a que pruebes los productos de las marcas blancas.
Son más baratos y siempre podrás volver a tu marca habitual si no te convencen.

Fíjate en los precios de los productos habituales que sueles comprar para descubrir subidas indeseadas.
Si detectas que el precio ha cambiado podrás buscar alternativas. Así le envías también un mensaje al fabricante: “la subida de precio me ha llevado a la competencia”

Los paquetes más grandes no siempre son los más baratos. Siempre hay que fijarse en el precio por kg o en el precio por unidad para saber con qué formato ahorras más.

¿Cerezas en invierno? Ni se te ocurra mirarlas. ¿Has visto el precio que tienen? Compra fruta y verdura de temporada. Cada estación tiene sus frutas y verduras; no te dejes llevar por los ojos. En verano es tiempo de melocotones, melones, sandías, ciruelas, tomates, berenjenas, pimientos, pepinos, calabacines y sí, ¡las cerezas!

Caza al vuelo las ofertasde los catálogos y los folletos que llenan tu buzón. Aprovecha los 2x3 de productos básicos no perecederos, ¡pero no compres lo que no necesitas! Utiliza las tarjetas de fidelización siempre que sean gratuitas.

Averigua los supermercados con precios más baratos que hay cerca de tu casa. En la web de la OCU puedes ver los establecimientos que ofrecen el mejor nivel de precios.
http://www.ocu.org/consumo-familia/supermercados/calculadora/precios-supermercados

Revisa el ticket de la compra antes de salir para asegurarte de que te han cobrado bien las ofertas y te han realizado los descuentos. ¡No seas tímido! Si no lo ves claro, reclama.

14 prácticos consejos de
cocina para solteros

descúbrelo

Si eres de los que piensa que la cocina es “territorio hostil” y te sientes como un alien en el supermercado, ¡no te preocupes!.
Sigue estos prácticos consejos y en poco tiempo habrás dominado los principios básicos de la cocina:

Cuando vayas a casa de tu madre, saca la libreta cuando esté cocinando y apunta paso a paso esa receta que tanto te gusta.

Ya sabemos que no tienes tiempo para ir al mercado, así que planifícate bien, mantén un “fondo de armario” con los productos básicos y haz una lista semanal para complementar lo que vas a consumir los próximos días.

¿Qué debes tener en el “fondo de armario”?
  • Arroz y pasta.
  • Aceite, sal y vinagre.
  • Azúcar, café, leche y galletas.
  • Harina.
  • Latas variadas de conservas (atún, sardinas, espárragos, maíz).
  • Salsas (mahonesa, tomate, mostaza…).
  • Botes con legumbres diversas (lentejas, garbanzos, fabes).
  • Algunas especias (pimienta, orégano, perejil, canela).

Y no te olvides de productos La Broche: Lasañas, Redondo de Pollo, Fun Rolls… Te pueden sacar del apuro en cualquier momento.

Compra fruta y verdura de temporada. Es mucho más fresca y barata.
¡Y no tengas vergüenza a la hora de pedir unidades! Si no te comes más que 2 manzanas, 3 mandarinas y 1 pera, adelante, no tienes por qué comprar por kilos.

Si quieres saber si esos huevos que no sabes cuándo llegaron a la nevera se pueden comer, basta con que los sumerjas en un vaso con agua: si flotan tíralos a la basura.

Si abriste una lata de conserva y no la has terminado, guarda el resto en la nevera en botes de cristal.

Un libro de recetas no le viene mal a nadie. Ahora hay una amplia variedad de libros de cocina para solteros. ¡También puedes buscar recetas sencillas por Internet!.

• Puedes elegir un día a la semana para cocinar lo que vas a consumir durante los próximos días y después congelar los guisos en recipientes pequeños por raciones individuales.

¿Cómo saber si el aceite ya está caliente? Coloca un poco de comida y si salen burbujas es que ya está, sino tendrás que esperar.

Tener unos cuchillos bien afilados es fundamental. Prueba a cortar un tomate con piel, si tienes que hacer mucha fuerza, llévalos al afilador o compra un juego nuevo.

Antes de congelar cualquier plato que hayas cocinado, déjalo enfriar. Después colócalo plano en el congelador, ponle una etiqueta con la fecha y, si es caldo, no llenes el recipiente hasta arriba o rebosará al congelarse.

¡No metas la fruta en el congelador!.

Lava los utensilios de cocina a medida que los vas utilizando, así evitarás formar una pila enorme al final.

¡Invita a tus amigos a comer! Acabarás cogiéndole el gustillo a la cocina y serás el más popular entre tus amigos… o no (siempre te quedarán los productos de La Broche para salir del apuro).